B9

Actualizado: 13 may

Rol biológico del folato y potenciales peligros del ácido fólico


La vitamina B9 desempeña un papel crucial en la síntesis de ADN, por lo que es indispensable en la construcción de nuevas células en los organismos vivos, en particular en tejidos de rápida proliferación. Un claro ejemplo de su importancia es el devastador efecto del metrotexato -un análogo estructural del folato- que se usa contra ciertas formas de cáncer y artritis reumatoide. Hay mucha confusión entre los profesionales sobre el ácido fólico y el folato y, aunque hay diferencias muy específicas entre ambos, sus nombres se utilizan a menudo indistintamente. Como venimos informando, la vitamina B9 es un nutriente esencial que se presenta de forma natural como folato, y cumple funciones decisivas en el organismo. Los niveles bajos de vitamina B9 se asocian con un dramático incremento en el riesgo de padecer varias condiciones patológicas, incluyendo:

-Anemia. Las deficinecias vitaminicas impiden la formacion correcta de globulos rojos. Una deficiencia de B12 y/o B9 puede causar una amplia gama de problemas, entre ellos:

cansancio extremo, pinchazos (parestesia), dolor y enrojecimiento de la lengua, úlceras en la boca, debilidad muscular, alteraciones de la visión, depresión y confusión, problemas de memoria, comprensión y juicio.

-Hiperhomocisteinemia. Los niveles elevados del aminoácido homocisteína dañan el endotelio vascular -el tapiz viviente que recubre internamente nuestros vasos sanguíneos- y se correlaciona con mayor incidencia de infartos y accidentes cerebrovasculares.

-Defectos neurológicos. Los niveles bajos de folato en las mujeres embarazadas engendran anomalías del tubo neural como anencefalia (no formación del cerebro) y espina bífida.

-Cáncer. Las deficiencias pronunciadas y sostenidas de folato se correlacionan con un mayor riesgo de cáncer de varios tipos, quizá debido a la inestabilidad genómica que producen.

Considerando estos claros riesgos epidemiológicos, es habitual en muchos sistemas nacionales de salud complementar la dieta de los ciudadanos con equivalentes sintéticos de la vitamina B9 como el ácido fólico. El enriquecimiento de los alimentos con este nutriente es obligatorio en muchos países, incluidos Estados Unidos y Canadá. Como explicamos en un blog anterior, algunas personas no pueden procesar la forma primaria de la vitamina, por lo que esta se acumula en la sangre (fenómeno conocido como trampa de folato).


El folato es la forma natural de la vitamina B9


El nombre folato deriva de la palabra latina "folium", que significa hoja. De hecho, las verduras de hoja son una fuente dietética de folato, si bien los tejidos animales -en particular los órganos- también contienen generosas cantidades de este. Debe considerarse sin embargo que el término folato es un nombre genérico para una familia de compuestos relacionados con propiedades nutricionales (actividad intrínseca) similares. La forma activa o biodisponible de la vitamina B9 es un tipo de folato conocido como ácido levomefólico o 5-metiltetrahidrofolato (5-MTHF). Antes de entrar en el torrente sanguíneo, el sistema digestivo lo convierte en dicha forma biológicamente activa de vitamina B9, el 5-MTHF. El ácido fólico en cambio es una forma sintética de la vitamina B9 que también se conoce como ácido pteroilmonoglutámico. Se utiliza en suplementos y se añade a productos alimenticios procesados, como la harina y los cereales de desayuno.

A diferencia del folato, no todo el ácido fólico que se consume como suplemento dietario se convierte en la forma activa de la vitamina B9 (5-MTHF) en el sistema digestivo. En su lugar, debe convertirse en el hígado o en otros tejidos. Este proceso de conversión es lento e ineficiente en algunas personas, y en general, después de tomar un suplemento de ácido fólico, el cuerpo tarda en convertir todo el suplemento a 5-MTHF. Incluso una minúscula dosis de 400 mcg diarios puede no ser completamente metabolizada dentro de las primeras 24 horas. La imposibilidad de metabolizar suplementos de ácido fólico -en especial cuando además se consumen alimentos “enriquecidos” con B9 sintética- genera una acumulación de este suplemento, que permanece atrapado en el torrente sanguíneo, incluso en estado de ayuno.


¿Es perjudicial la acumulación de ácido fólico no metabolizado?


El incremento de ácido fólico en el plasma significa que no se está obteniendo la forma asimilable de vitamina B9, con lo que, paradójicamente, van a sufrirse los daños típicos de avitaminosis… a pesar de tener la sangre rebosante de esta pro-vitamina. Por otra parte, los niveles elevados de ácido fólico sin metabolizar podrían contribuir a la tumorogénesis en ciertos casos de lesiones cancerosas ya existentes.


Ernesto Prieto Gratacós

Laboratorio de Ingeniería Biológica

Licencia Creative Commons Atribución -NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional

2038 visualizaciones8 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo