ALICIA EN EL PAÍS DE LAS CETONAS

Actualizado: ago 4

Los beneficios sistémicos de la restricción calórica han sido sólidamente confirmados por muchos estudios experimentales (solamente referidos a su influencia sobre el envejecimiento hay más de 3.600 en PubMEd.gov). Sus aplicaciones, sin embargo, como las de toda herramienta de salud, funcionan de manera diferente para los diferentes subgrupos de seres humanos. Metabólicamente hablando, no es lo mismo ser un hombre sedentario de 65 años, con obesidad, hipertensión, hiperglucemia y andropausia, que una joven atleta con un IMC menor de 19 (Kg/M2), y ciclo menstrual irregular. En consecuencia, gran cuidado debe prestarse a cómo administrar la restricción calórica a cada subfenotipo. Algunos estudios y varias observaciones clínicas que hemos hecho en años recientes han encontrado que la restricción calórica leve (intermitente) impacta a las mujeres de manera diferente que a los hombres. Al parecer, la modalidad denominada Alimentación Restringida en el Tiempo (16/8, OMAD, etc.) puede ser menos beneficiosa para las mujeres. Este no es el caso del programa de AYUNO PROFUNDO diseñado por nuestro laboratorio, que enfatiza el entrenamiento de potencia y la supernutrición combinados con restricciones totales. La clave, es el algoritmo personal que define cada aspecto del entrenamiento, la nutrición, la suplementación y el ayuno absoluto.


Fig.1 En la base de información biomédica PubMed.gov, se registra a la fecha más de 10.000 ensayos científicos en torno al término "caloric restriction", 3.600 de los cuales se enfocan en su efecto sobre el envejecimiento. El término "intermittent fasting", retorna más de 21.000 artículos.


Varios reportes de la literatura científica sugieren que el impropiamente llamado “ayuno” intermitente, si bien es de gran ayuda en el tratamiento de la obesidad femenina (en mujeres de todas las edades y condiciones), puede ser problemático si eres una chica en edad de merecer. La palabra ayuno, viene siendo usado de manera irregular en la narrativa social, y constituye un término indefinido, Aclaremos entonces que, como definimos cuantitativamente en nuestro libro AYUNO PROFUNDO 3.0 la acepción que le estamos dando es: "el estado orgánico al que se arriba por total inedia, que comienza más allá del agotamiento de la reserva de glucógeno hepático y muscular, con activación de la vía energética de las cetonas como combustible alternativo." El programa celular de autofagia regenerativa, tenlo por seguro, no comienza hasta las 48 (y en algunos casos 72) horas de total inanición. Estudios de la última década han analizado los efectos de la alimentación intermitente sobre la sensibilidad a la insulina y la respuesta a la glucosa entre otros muchos parámetros. Usualmente, durante las restricciones leves y cortas, los varones mejoran su sensibilidad a la insulina manteniendo sin cambios la glucemia promedio (resultados pobres, entendiblemente, dado lo corto de dichos programas y lo limitado de la restricción). Las mujeres, por su parte, rara vez ven ningún cambio en la sensibilidad a la insulina y la tolerancia a la glucosa (x). Las modalidades subtotales de restricción calórica, en particular si no se combinan con supernutrición y entrenamiento de potencia (intenso y corto) son menos efectivo en las mujeres que buscan disolver la grasa intra-abdominal y controlar el metabolismo glucídico.


Es claro que las restricciones crónicas también puede afectar el ciclo menstrual de una mujer, toda vez que el hipotálamo -la parte del cerebro que regula hormonas como el estrógeno y la progesterona, cruciales para la ovulación- interpreta que las reservas son insuficientes para gestar un nuevo organismo. Al entrar en catabolismo prolongado y perder gran parte de sus reservas energéticas profundas (en particular si ello se acompaña de falta de vitaminas, ácidos grasos y minerales), el organismo femenino sensa dichas deficiencias y suspende el ciclo ovulatorio, a la espera de tiempos mejores. Dependiendo de su IMC y su carga de entrenamiento físico, los ayunos totales cortos (48 a 96 horas) balanceados con abundante nutrición en la adecuada proporción personal, no parecen afectar a las mujeres en edad fértil. Las restricciones subtotales pero crónicas, en cambio, parecen debilitar y afectar el ciclo menstrual, sumamente sensible a la restricción de calorías.

Fig.2 Una fracción de la subpoblación que adhiere consistentemente a programas de ayuno/entrenamiento, obtiene importantes resultados en los primeros meses, y preservan dichos logros siempre y cuando se mantenga el estilo de vida continua. Los efectos del AYUNO PROFUNDO, ayuno en días alternos (ADA), OMAD, u otras variaciones de restricción combinada con nutrición y entrenamiento adecuados, son en verdad beneficiosos.


A no dudarlo, correctamente administrado el ayuno es una poderosa intervención terapéutica. Se sabe que la restricción calórica y el (verdadero) ayuno intermitente prolongan la vida y la salud en los modelos experimentales con diversos organismos, si bien su efecto en humanos está menos estudiado. Un ensayo reciente mostró que 4 semanas de ayuno estricto en días alternos (ADA) mejoraron varios biomarcadores claves de salud en humanos maduros, resultando en una reducción calórica total del 37%, en promedio (x). No se produjeron efectos adversos incluso después de >6 meses. La técnica ADA mejoró los marcadores cardiovasculares, redujo la masa grasa (particularmente la grasa visceral), mejoró la proporción grasa a músculo y aumentó el β-hidroxibutirato plasmático, incluso en días de nutrición. En los días de ayuno, el aminoácido metionina (considerado unánimemente como pro-envejecimiento), entre otros, se agota periódicamente, mientras que los ácidos grasos poliinsaturados se elevan. También se reducen los niveles del biomarcador sICAM-1 (un marcador inflamatorio asociado a la edad), las lipoproteínas de baja densidad oxidadas involucradas en el deterioro vascular, así como el regulador hormonal triyodotironina (T3). Estos resultados arrojan luz sobre el impacto fisiológico de los ayunos en días alternos o ADA, que además han probado ser inocuos.



Ernesto Prieto Gratacós

Laboratorio de Ingeniería Biológica

Licencia Creative Commons Atribución -NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional

1,854 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

ATEROMA