top of page
Buscar
  • Foto del escritorErnesto Prieto Gratacós

CÓMO NO MORIR

Actualizado: 8 jul 2023

Ciertas acciones positivas nos protegen a la misma vez de varias causas de muerte. Es extraño que, por ejemplo, mantener los niveles plasmáticos de vitamina D por encima de cierto nivel específico (45 ng/dL) baja las probabilidades de morir no solo de cáncer o infecciones respiratorias… sino también por accidentes de tráfico, asesinato y caídas en la bañadera. Tal es el misterio de la métrica epidemiológica conocida como mortalidad por toda causa. “Mortalidad por toda causa" es un término utilizado por los epidemiólogos, y científicos especializados en el seguimiento de enfermedades, para referirse al conjunto de las muertes en una población, ya sea que las personas hayan muerto de gripe o que les cayó una maceta en la cabeza.

Se utiliza a menudo en los informes de investigación o cuando las agencias de noticias informan sobre el último estudio que promueve hábitos de vida saludables de moda. Resulta que varias acciones que están bajo nuestro control sirven para escapar de las estadísticas generales. El ejercicio físico -específicamente los tipos de entrenamiento que nos hacen preservar la fuerza y el equilibrio- parecen también proteger la vida en un sinnúmero de áreas, aparentemente no relacionadas con los músculos y los huesos.

El término mortalidad por toda causa se utiliza en referencia a una enfermedad o a una exposición nociva -como la radiación nuclear o las sustancias tóxicas- en un contexto estadístico. Suele expresarse como el número total de muertes por cada 1.000 habitantes durante un periodo de tiempo específico. Como es lógico, cualquier cosa que cause la muerte se considera una causa de muerte. Por lo tanto, la mortalidad por toda causa reúne la totalidad de los factores que pueden liquidar a un ser humano.


Mandar mensajes de texto mientras se conduce el automóvil es definitivamente uno de estos factores. Aunque la mortalidad parece ser aleatoria, a menudo se pueden encontrar patrones derivados de comportamientos concretos. Muchos estudios longitudinales pretenden evaluar qué factores de riesgo conducen a enfermedades específicas, como las cardiopatías, el cáncer, los infartos cerebrales, la disentería amebiana -la indigna muerte por diarrea- o los decesos por comer alimento envenenado, ahogarse en una piscina, o ser víctima de un crimen pasional.

Se sabe que existen factores de riesgo, es decir, circunstancias o comportamientos que aumentan la vulnerabilidad a una enfermedad, accidente o resultado concreto. Por ejemplo, fumar tabaco es un factor de riesgo importante, en particular cuando se combina con beber alcohol. Ese comportamiento aumenta las probabilidades de padecer cáncer y otras afecciones serias, que a su vez pueden provocar la muerte. La obesidad, la malnutrición y la exposición a químicos industriales tienen una fuerte relación directa con la mortalidad por cáncer e infartos. Ambos comportamientos (fumar y alcoholizarse) dejan a un individuo mucho más susceptible a una variedad de problemas de salud incluyendo el suicidio y los accidentes.

Se sabe que los factores de riesgo pueden aumentar potencialmente la probabilidad de mortalidad. Sin embargo, la mayoría de los factores de riesgo también pueden minimizarse con algunas elecciones de vida… incluyendo el más poderoso “factor” de riesgo para la vida: la edad. Tal y como descubrió Benjamin Gompertz hace 300 años, la probabilidad de morir se duplica cada 8.4 años a partir de la pubertad. Esta observación sigue siendo cierta hoy en día. Sin embargo, no todos los factores de riesgo son evitables. Quizá debamos aclarar que es la edad biológica la que constituye en realidad un factor de riesgo, solo que, en la mayoría de los casos, la edad biológica es idéntica (o incluso mayor) que la edad cronológica.


Con la edad aumenta la probabilidad de contraer enfermedades potencialmente mortales, como el cáncer, las llamadas enfermedades asociadas a la edad. Algunos factores de riesgo, como los antecedentes familiares o la genética, tampoco pueden controlarse. Sin embargo, muchas enfermedades relacionadas con la mortalidad pueden evitarse, retrasarse o reducirse el riesgo mediante la elección de un estilo de vida saludable. Cosas tan sencillas como evitar fumar, cortar los carbohidratos refinados, trabajar con el cuerpo, meterse en la sauna dos veces por semana y mantener un índice de masa corporal por debajo de 28 Kg/m2, disminuyen la mortalidad por toda causa.

Es difícil para los científicos determinar exactamente por qué mecanismo biológico concreto ciertos buenos hábitos, como mantener una cintura estrecha y trabajar con los músculos, evitan un abanico tan amplio de patologías. Sin embargo, su efecto estadístico global es innegable, por lo que sí podemos determinar qué comportamientos fomentan la mayor salud y longevidad. Por eso, cuando un estudio hace referencia a la mortalidad por toda causa, abre bien los oídos. En el programa BLOODWORK: Guía Definitiva para Interpretar tus Análisis y Optimizar tu Salud, abordamos hallazgos concretos que hemos hecho en nuestro laboratorio en años recientes:

Antes de que te devanes los sesos considerando beber agua de mar (que sí parece tener cierta utilidad) o bien de salir a andar descalzo (que ciertamente equilibria tus iones), o engullir jugo de verduras y frutas molidas (que es mejor que la comida chatarra pero elevará tu glucemia a las nubes), sabe esto: lo que más nos mata no tiene un pepino que ver con nada de lo anterior. La mortalidad por todas las causas aparece a menudo cuando se discuten los resultados estadísticos. Los epidemiólogos especializados en el seguimiento de enfermedades pueden utilizar la mortalidad por todas las causas en sus análisis para conocer las tasas de infección y la velocidad de propagación de una enfermedad. ¿Qué significa una menor mortalidad por todas las causas? Tener un menor riesgo de mortalidad por todas las causas es ideal, ya que significa que es menos probable desarrollar o morir por cualquier causa de muerte, incluidas las principales… pero también todas las otras. Las tasas de mortalidad por todas las causas ayudan a los investigadores a conocer las principales causas de muerte en toda una población, en una raza concreta o en cualquier otro grupo.

Las principales causas de muerte en 2020 fueron, por orden de clasificación:

1) Enfermedades cardiacas: Es la principal causa de muerte en todo el mundo y en Estados Unidos. Más de cuatro de cada cinco muertes por enfermedades cardiovasculares (ECV) se deben a infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares. Un tercio de las muertes por ECV se producen en personas menores de 70 años.

2) Cáncer: El cáncer de pulmón es el más mortífero, seguido del colorrectal, el de páncreas, el de mama (en mujeres), el de próstata (en hombres) y, por último, el de hígado y vías biliares.

3) Infecciones gripales. Cada temporada gripal trae nuevas infecciones virales que -si el hospedero no tiene recursos orgánicos suficientes- puede complicarse en neumonía bacteriana oportunista.

4) Accidentes. Las lesiones accidentales incluyen envenenamientos no intencionales (es decir, sobredosis de drogas), accidentes vehiculares y de tráfico, ahogamientos accidentales y caídas.

5) Accidentes cerebrovasculares: Esta causa comparte numerosos factores de riesgo con las cardiopatías, pero es un acontecimiento médico independiente que lesiona el cerebro.

6) Enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores: El asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y la inhalación de sustancias químicas en el lugar de trabajo entran dentro de esta categoría.

7) Enfermedad de Alzheimer: Las tasas de mortalidad relacionadas aumentaron un 70% entre 2000 y 2020. La asfixia por disfagia (dificultad para tragar) y la neumonía presentan el mayor riesgo de mortalidad en las personas con enfermedad de Alzheimer.

8) Diabetes: Esta enfermedad está vinculada a un aumento de la mortalidad debido a que supone un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, enfermedad renal, enfermedad crónica de las vías respiratorias inferiores, gripe y neumonía.

10) Enfermedad renal: Aproximadamente el 40% de las personas con enfermedad renal crónica desconocen que la padecen.


Referencias


Ernesto Prieto Gratacós

Laboratorio de Ingeniería Biológica

Aviso legal: El blog Science to the People! proporciona información científica sobre aspectos de salud, factores nutricionales y suplementos dietéticos, alimentos y bebidas para el público en general. La información se pone a disposición con el entendimiento de que el autor no está proporcionando servicios de asesoramiento médico, psicológico o nutricional de ninguna clase en este blog. La información no debe utilizarse en lugar de una consulta con un profesional de la salud o de la nutrición competente. La información sobre factores y suplementos dietéticos, alimentos y bebidas contenida en este sitio blog no cubre todos los posibles usos, acciones, precauciones, efectos secundarios e interacciones. No pretende ser un consejo nutricional o médico para problemas individuales. Se rechaza expresamente la responsabilidad por acciones u omisiones individuales basadas en el contenido de este sitio. No está permitido copiar, modificar, distribuir, mostrar, transmitir, ejecutar, publicar o vender el material protegido por derechos de autor de este sitio web sin referenciar debidamente al dueño del contenido.

Puede establecer un hipervínculo a este sitio web, pero debe incluir la siguiente declaración: "Este enlace conduce a un sitio web proporcionado por Ernesto Prieto Gratacós. [Su nombre] no está afiliado ni respaldado por Ernesto Prieto Gratacós".

8881 visualizaciones7 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

7 Comments


Unknown member
Aug 21, 2023

muchass graciiasssssssssssssss

Like

Unknown member
Jul 08, 2023

Muchas gracias!

Like

Unknown member
Feb 27, 2023

aunque soy ama de casa que trabaja, aprendo mucho, gracias por compartir conocimiento, bendiciones

Like

Unknown member
Feb 19, 2023

Mil veces: gracias totales. Queda incógnitas personales. Cuando o en cuanto tiempo se estaría fuera de riesgo de infarto de miocardio por haber recibido esas vacunas.

Like

joelcorreodelzar3
Feb 04, 2023

Gracias Don Ernesto

Like
bottom of page