COSECHANDO ENERGÍA SOLAR...

Actualizado: ago 4

y reparando la maquinaria biológica.


Ya sea por medio de la respiración (en los animales) o la fermentación (en las bacterias) el propósito universal de la digestión es extraer la energía metabólicamente utilizable contenida en sus enlaces. Uso “digestión” como un término general para todas las degradaciones oxidativas o fermentativas del alimento, en cualquier especie, cuyo resultado último es la generación de ATP: energía metabólicamente disponible. Dicha fuerza proviene en primera instancia del Sol, convertida en energía química por las plantas a través de un maravilloso método de fotosíntesis. Al absorber y desintegrar su alimento, todos los animales, grandes y pequeños, vamos reponiendo la constante pérdida de energía y orden que sufrimos con la existencia. Estoy aludiendo por supuesto a la Segunda Ley de la Termodinámica, cuyo implacable dominio se extiende por todo el universo viviente.


Tú, yo, tu perro, las pulgas de tu perro y las bacterias dentro las pulgas de tu perro, utilizamos todos las mismas rutas metabólicas para extraer energía de los alimentos. Al hacerlo, estamos cosechando la energía solar atrapada originalmente por medio de la fotosíntesis, punto primario de ingreso de la energía solar que sostiene toda la biosfera.

Fig.1 Aunque existen en diferentes escalas biológicas -hay mundos dentro de mundos- todos los seres vivientes son regidos por las mismas férreas leyes físicas y biológicas. El estudio de dichas leyes nos da acceso al cuidado óptimo de nuestra maquina biológica.



Con excepción de los viriones, partículas virales, las cuales carecen de una maquinaria química de generación de poder, no existe entidad viviente que no precise absorber materia y fuerza. En los millones de años que antecedieron a nuestra época, era frecuente morir de inanición o frío, pero ahora que hemos obtenido el total dominio de la producción de abundante comida y herramientas de toda clase, nos acecha el problema contrario: la sobreabundancia. A los humanos que leen este blog les conviene saber que el abuso nutricional al que hemos expuesto nuestra maquinaria biológica es, junto a innumerables toxinas industriales, causa de todas las patologías degenerativas de la civilización contemporánea. La sobresaturación de alimentos, la falta de ejercicio vigoroso, y la intromisión de disruptores mitocondriales (venenos respiratorios) causa estragos en un organismo cuyo diseño requiere por fuerza ayuno y ejercicio, porque fue forjado en el transcurso de la evolución bajo inmensas presiones ambientales. Sin adecuada explotación de nuestra máquina, esta sencillamente se estropea y muere.


Recobrar la salud requiere entonces una rehabilitación del metabolismo energético y la suplementación con abundantes cantidades de micronutrientes, que no solo hagan su función de coenzimas dentro de las células, sino que también desplacen las toxinas –disruptores mitocondriales- que ya circulan en nosotros. En apretada síntesis, es necesario diseñar un programa con lo siguiente:


-Entrenamiento de fuerza (intenso y sistemático)

-Nutrición y suplementación de alta calidad

-Inanición a intervalos irregulares (AYUNO PROFUNDO).


Entiéndelo mejor en este video: AYUNO PROFUNDO 3.0 Taller de implementación de la Restauración Metabólica y la Nutrición Celular.



Ernesto Prieto Gratacós

Laboratorio de Ingeniería Biológica

Licencia Creative Commons Atribución -NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional

1,414 vistas2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

ATEROMA