EL MISTERIO DE LAS NEURONAS ESPEJO

Absorber por imitación las conductas provechosas ha sido crucial en la evolución y supervivencia de los primates, incluyendo los humanos, y es probable que el mismo sistema de neuronas que permite reconocer y copiar comportamientos en nuestros congéneres, sea también la base de la empatía y la compasión. Descubierta originalmente en monos macacos, una neurona “espejo” es un tipo especial de célula nerviosa que se activa tanto cuando el animal ejecuta una acción (agarrar una rama, por ejemplo) como cuando el animal observa la misma acción realizada por otro. Así, este tipo de neuronas replica en tiempo real el comportamiento observado, como si el observador estuviera también actuando (1,2). Circuitos neuronales de esta naturaleza, capaces de comportamientos de resonancia imitativa, se han observado directamente en humanos[1], en primates, en roedores y en aves (3-5).


Tras su descubrimiento, con la ola inicial de entusiasmo, se consideró que las neuronas espejo proveerían una teoría unificada para infinidad de habilidades mentales, experimentalmente inaccesibles hasta ahora. Se las ha llegado a considerar incluso “las neuronas que formaron la civilización[2]. En el presente, la significación evolutiva y alcance funcional de estos sistemas neuronales reflexivos es objeto de intensa investigación y debate, en particular en lo que se refiere a los seres humanos (6). Técnicamente, construir modelos neurales vivientes es en extremo difícil, y tampoco se ha logrado aún crear modelos computacionales (in silico) que puedan describir cómo las neuronas espejo proveerían el fundamento de las funciones cognitivas (7-9). Desde mi experiencia personal, con la adquisición de conocimientos sutiles de maestro a discípulo y con el aprendizaje de rutinas motoras complejas en deportes de combate como el jiu-jitsu, no tengo dudas de que ciertos “dispositivos” neurales existen en nuestra corteza motora conectados a la corteza somatosensorial que proporcionan comprensión directa y casi instantánea de acontecimientos externos, en forma de patrones de movimiento. A mi juicio, este sistema sería el mecanismo fisiológico que acopla las percepciones con las acciones motoras, esto es, las neuronas espejo darían fundamento a la teoría de la codificación común.[3]


Fig.1 Resonancia Magnética Funcional de EJECUCIÓN (nivel superior), OBSERVACIÓN (nivel medio) e IMAGINACIÓN (nivel inferior) de una acción motora.


Es claro que las neuronas espejo proveen anticipación, es decir, son predictivas de la probable dirección de las acciones de otras personas, y sirven para aprender nuevas habilidades por imitación. Con ellas podemos simular acciones observadas (teoría de la mente) como los aullidos, llamadas y sonidos guturales, por lo que pueden haber contribuido al surgimiento del lenguaje (10-12). Estos dispositivos neuronales son maquinarias replicativas (mimicry) que permiten también comprender las acciones, intenciones y sentimientos de nuestros congéneres. Recuerdo por ejemplo haber “sentido” continuamente mi hueso tibial derecho durante varios días luego de ver este impresionante video de un kickboxer que se fracturó la tibia en una pelea https://www.youtube.com/watch?v=pxBnCg82Yaw. Es mi opinión (basada en la intuición más que en certeza experimental) que las neuronas espejo son el fundamento neuronal de la capacidad humana para la empatía, la compasión, y otras formas de “resonancia” emocional.


La naturaleza contagiosa de la conducta


Ciertas partes de nuestro cerebro están encargadas de ejecutar acciones físicas. A las células nerviosas de dichas zonas les llamamos neuronas motoras. El hecho de que una subpoblación de nuestras neuronas motoras se estimulen bioeléctricamente (disparen) no solo cuando realizamos una acción concreta sino cuando -estando quietos- observamos a alguien realizar dicha acción, es fascinante en sí mismo. Sin embargo, esta capacidad de representación virtual, de sintonía e imitación automática, tiene un costado nefasto. El comportamiento, como bien sabemos los padres, suele ser extremadamente contagioso, es por eso que compartir e interactuar con otros seres humanos termina inexorablemente por transferir ciertas conductas, entonaciones, puntos de vista, juicios, hábitos, etc., de uno a otro individuo. La direccionalidad y cantidad de conductas transferidas dependerá de cuan poderoso/carismático/persuasivo sea cada individuo con respecto a los otros. Nos hemos referido antes a este fenómeno como osmosis conductual, y es por ello que debemos elegir con sumo cuidado con quienes intercambiamos socialmente y pasamos nuestro tiempo. En palabras del maestro de mi maestro, “No deberíamos estar ni a la sombra de un árbol con personas sin propósito”.

[1] En los seres humanos, se ha encontrado actividad cerebral consistente con la de las neuronas espejo en la corteza pre-motora, el área motora suplementaria, la corteza somatosensorial primaria y la corteza parietal inferior. [7] [2] Ramachandaran, 2010. [3] La teoría de la codificación común describe el vínculo neural entre las representaciones perceptivas (de cosas que podemos ver y oír) y las representaciones motoras (acciones físicas) que ocurren en nuestro cerebro. La teoría postula una representación compartida o código común para las percepciones y las acciones. Así, ver (percibir) una acción física activa las neuronas motoras asociadas con ese evento, en tanto que realizar una acción motora activa las neuronas encargadas del evento perceptual asociado, o sea, cómo se vería esa acción desde lejos. Ernesto Prieto Gratacós

Laboratorio de Ingeniería Biológica

Licencia Creative Commons Atribución -NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional

REFERENCIAS


1 Rizzolatti, Giacomo; Fadiga, Luciano (1999). "Resonance Behaviors and Mirror Neurons". Italiennes de Biologie.

2 Akins, Chana; Klein, Edward (2002). "Imitative Learning in Japanese Quail using Bidirectional Control Procedure". Animal Learning and Behavior.

3 Mukamel, Roy; Fadiga, Arne D; Iacoboni, Marco; Fried, Itzhak (2010). "Single-neuron responses in humans during execution and observation of actions"

4 Prather, J. F.; Peters, S.; Nowicki, S.; Mooney, R. (2008). "Precise auditory–vocal mirroring in neurons for learned vocal communication". Nature.

5 Carrillo M, Han Y, Migliorati F, Liu M, Gazzola V, Keysers C (2019). "Emotional Mirror Neurons in the Rat's Anterior Cingulate Cortex". Curr Biol.

6 "Mirror neuron research: the past and the future". Ferrari, PF; Rizzolatti, G (2014) Philos Trans R Soc Lond B Biol Sci. ).

8 Dinstein I, Thomas C, Behrmann M, Heeger DJ (2008). "A mirror up to nature". Curr Biol.

9 Hickok G (2009). "Eight problems for the mirror neuron theory of action understanding in monkeys and humans". J Cogn Neurosci.

10 Heyes, Cecilia (2009). "Where do mirror neurons come from?"(PDF). Neuroscience and Biobehavioral Reviews.

11 Keysers, Christian; Gazzola, Valeria (2006). "Progress in Brain Research"(PDF). Bcn-nic.nl.

12 Michael Arbib, The Mirror System Hypothesis. Linking Language to Theory of Mind,


705 vistas2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo