Buscar
  • Ernesto Prieto Gratacós

TIAMINA: REMIELINIZAR PARA APRENDER

La vitamina B1, también llamada Tiamina o Aneurina, es un nutriente esencial para los humanos y muchas otras especies, cuya total ausencia acarrea la muerte (1-3). Su deficiencia provoca serios problemas de salud como polineuritis grave (Beri Beri), encefalopatías y deterioro cognitivo (4). Los suplementos de Tiamina han demostrado un poderoso efecto restaurador en muchas patologías neurodegenerativas, incluyendo la Esclerosis Múltiple, asi como en la cognición. Se ha establecido con certeza que la Tiamina es imprescindible en la fabricación de mielina por parte de las células gliales (específicamente los oligodendrocitos) sin la cual la función neuronal se deteriora por completo.


Tanto aprender cosas nuevas como recordar lo ya experimentado requiere el reclutamiento de impulsos bioeléctricos provenientes de partes diversas del cerebro. Este tráfico de información, al ser repetido, transforma la estructura física de la vaina de mielina procedida por las células gliales, que como una funda viviente protege a las neuronas y regula sus interconexiones. Dado que estimula la generación de mielina, el aprendizaje, ya sea intelectual o motor, moviliza la materia blanca de las células gliales remodelando, literalmente, el cerebro. Siempre se pensó que era en los puntos de conexión entre neuronas -las sinapsis- donde se concretaba el aprendizaje. Sin embargo, por sí solas, las sinapsis neuronales integran solo algunos reflejos elementales. La densidad y distribución de la vaina de mielina sobre los axones neuronales tiene así un rol crucial en el aprendizaje y la ejecución motora, regulando la velocidad de transmisión de los impulsos bioeléctricos en las redes neuronales.


Las deficiencias de Tiamina se manifiestan bastante rápido en personas que consumen excesivo alcohol (mas de 10 unidades por semana), en diabéticos, en personas mayores de 60 o que han recibido cirugía bariátrica y en quienes usan diuréticos crónicamente (en especial furosemida) (5). Sintetizada por primera vez gracias a RR Wiliams, en 1936, la tiamina fue bautizada como “aneurina” -o sea, vitamina anti-neurítica- tras lo cual el laboratorio dirigido por Sir Rudolph Peters, en Oxford, presentó un convincente modelo de la polineuritis invalidante, o Beri-Beri, con palomas privadas de Tiamina. La carencia de vitamina B1 conduce rápidamente a los espantosos síntomas de la polineuritis. En efecto, privar de Tiamina a las palomas les causa el síntoma descrito como opistótonos (hiperextensión espástica) y conduce a su muerte en pocos días, en tanto que la administración de B1 revierte totalmente el cuadro en menos de una hora. Tras establecer este modelo experimental, y debido al hecho de que no observó modificaciones histológicas en el cerebro de las palomas durante los opistótonos por avitaminosis ni tras su curación con Tiamina, Peters propuso el interesante concepto de lesión bioquímica (6).


Retornando al fenómeno de la remodelación del Sistema Nervioso, la influencia de la Tiamina o vitamina B1 es crucial para el aprendizaje y la neuro-regeneración. Gracias a su intervención en el metabolismo energético, la tiamina hace posible la mielinización de los axones neuronales. ¿Pero, qué procesos tienen lugar en nuestro cerebro cuando aprendemos algo? Una importante observación realizada por medio de estudios con Resonancia Magnética (MRI) ha sido que el cerebro de las personas con habilidades altamente desarrolladas es diferente del de las personas comunes. Ya sea en el deporte o las matemáticas, las performers extraordinarias o fuera de serie, tienen inmensamente desarrollada la zona responsable por su particular capacidad, ya que su práctica deliberada transforma la estructura de esa región concreta del cerebro. Por ejemplo, la zona denominada “corteza auditiva” es notablemente mas gruesa en los músicos que en los no-músicos, pero no a causa de características innatas, sino como resultados de su largo entrenamiento, y se sabe que el estudio intensivo incrementa el espesor de la materia gris (7)


Varios fenómenos celulares podrían explicar el crecimiento de la materia gris en quienes desarrollan una gran habilidad intelectual o sensorio-motora, incluyendo el nacimiento de nuevas neuronas (neurogénesis adulta) y de células gliales. Por supuesto, el crecimiento de nuevos capilares sanguíneos (angiogénesis), y el brote de nuevos axones y dendritas desde el cuerpo de una neurona también contribuyen a dicho engrosamiento (8). La sede o asiento de la consciencia parecía ser la delgada capa de neuronas denominada corteza cerebral (cortex) y es allí donde la mayoría de los investigadores esperaba encontrar modificaciones inducidas por el aprendizaje. Sin embargo, bajo la corteza gris se han encontrado millones de haces neuronales -recubiertos de mielina (el conectoma) configurando auténticos circuitos sin los cuales el funcionamiento cerebral sería imposible. Nuevas investigaciones centran su atención ahora en el rol de la mielina durante el procesamiento y consolidación del aprendizaje. En este contexto, es especialmente útil la suplementación de dosis farmacológicas de la formidable vitamina B1.



Ernesto Prieto Gratacós

Licencia Creative Commons Atribución -NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional

200 vistas2 comentarios

©2016-2020 por Ernesto Prieto Gratacós.