top of page
Buscar
  • Foto del escritorErnesto Prieto Gratacós

MIOCARDITIS por VACUNA (y su solución molecular)

En los últimos 24 meses, incluso cardiólogos experimentados han visto más miocarditis que en sus treinta años anteriores de carrera (juntos). La miocarditis, una inflamación del tejido muscular que forma el corazón, solía ser resultado de una infección gripal mal curada, usualmente en personas malnutridas, diabéticas y/o inmunosuprimidas. Ahora, el tsunami de trastornos cardiacos inflamatorios que está registrándose en todos los países desarrollados es una consecuencia directa de la vacunación con productos de ARNm (específicamente, de vacunas con la proteína spike). Dicha inflamación y fibrosis del miocardio predispone a la falla cardiaca súbita. Este paro cardiaco se debe a una falla arritmogénica, es decir, proviene de una alteración del ritmo acompasado de las contracciones del corazón, no de un bloqueo arterial por aterosclerosis. La miocarditis es fácilmente diagnosticable, pero pocos profesionales saben qué hacer con ella. En este blog describimos varias medidas de corrección molecular -efectivas e inocuas, y conocidas desde hace décadas- que tu médico puede prescribirte.



Fig.1 La miocarditis es un estado avanzado de inflamación en el corazón, con niveles mucho más altos de troponina en sangre. Tanto las gripes virales persistentes ("long COVID") como las alteraciones post-vacunatorias del corazón pueden tratarse con sencillas y efectivas intervenciones moleculares que un médico competente sabría administrar sin problemas.


La novedosa y problemática técnica inmunológica de vacunar con ARNm, es en realidad la transfección de material genético viral a seres humanos. Las vacunas clásicas (Viruela, Polio, Tuberculosis, etc.) que tanto bien han hecho a la Humanidad, consistían en exponer al organismo a una versión atenuada de la bacteria o virus, para instruir de antemano al cuerpo a cómo armar una respuesta inmunitaria en caso de toparse con el germen verdadero. Esta nueva técnica, en cambio, introduce sistémicamente información genética viral (una proteína específica del virus SARS COV-2). Los genes virales de la vacuna penetran las células de la persona, comenzando a sintetizar la proteína spike en cantidades masivas y por un largo periodo. Un rasgo novedoso de esta miocarditis vacunatoria es que tiende a generar coágulos de sangre, que dependiendo del tamaño llegan a bloquear el riego sanguíneo de uno o varios órganos (trombosis), incluyendo el corazón mismo.


La proteína spike se adhiere al endotelio, una delgada y sensible capa celular que tapiza el interior de todos los vasos sanguíneos, incluyendo los del corazón, infiltrándose en las células musculares cardiacas (cardiomiocitos). Aun si dicha proteína viral ataca inicialmente solo las paredes de las arterias, el músculo cardiaco acabará inflamándose (atrayendo macrófagos y otras células del Sistema Inmunitario que empeoran su estado). Esto se debe a que el árbol vascular -el conjunto de todas las arterias y venas- estará inflamado y apretado, creando una resistencia al torrente sanguíneo que es empujado desde el corazón con cada latido. Dicha vasoconstricción también aumenta la propensión a formar micro-coágulos de sangre. Con el tiempo, la inflamación del miocardio empeora en un estado de fibrosis del tejido muscular.


Fig.2 Síntomas de una miocarditis incipiente incluyen opresión o dolor del pecho y alteraciones del ritmo cardiaco (taquicardia, extrasístoles, “vuelcos del corazón”, etc.). Si la inflamación miocárdica evoluciona rápidamente, también pueden aparecer síntomas de insuficiencia cardíaca congestiva, como ahogo, intolerancia al ejercicio e hinchazón de las pantorrillas.


Tu médico puede mandarte sencillas pruebas como una radiografía de tórax, un electrocardiograma (ECG), así como un ecocardiograma para determinar si tienes miocarditis. También, existen parámetros bioquímicos (para los cuales se pide un análisis de sangre) de gran utilidad para detectar lesiones en el tejido muscular del corazón. Si el parámetro sanguíneo llamado troponina está elevado, eso le indicará al médico que hay daños en las células cardiacas. Según los reportes publicados en la literatura científica, este fenómeno destructivo se está manifestando en multitud de personas con gripe viral crónica (COVID persistente), la mayoría de los cuales ya ha sido inoculado con el producto genético ARNm. También se viene presentando cada vez más miocarditis en individuos que, si bien se vacunaron, nunca contrajeron ningún coronavirus.

Fig.3 Inoculaciones experimentales en animales de laboratorio han mostrado que la inyección de material genético viral (vacuna ARNm que sintetiza la proteína spike) invariablemente genera miocarditis y pericarditis. (ver referencias al final). Ya sea que provenga de un virus salvaje o de una vacuna genética conteniendo ARNm, la proteína spike parece ser el agente patogénico de la inflamación y posterior fibrosis del miocardio, así como del síndrome de gripe crónica o COVID persistente.



Ni seguras, ni efectivas, ni necesarias


Como se ha publicado recientemente, la relación riesgo beneficio de las vacunas ARNm de Pfizer y Moderna es atrozmente negativa. Vale decir, es mucho más probable sufrir daño serio tras vacunarse (incluyendo muerte súbita) que necesitar tratamiento hospitalario por COVID. En los individuos menores de 75 años, hace falta vacunar a cientos de miles de personas para llegar a evitar una hospitalización en terapia intensiva. Al mismo tiempo, la tasa de daños serios por vacunación es tan alta como 1 en 600. Para poner esta cifra en contexto, vacunas anteriores (como la de la fiebre porcina) fueron retiradas velozmente del mercado tras demostrarse que producían un evento adverso cada 10.000 inoculaciones. Las campañas de vacunación contra COVID han generado cientos de miles de reportes de eventos adversos serios, como lo registran los programas estatales VAERS y Yellow Card (de USA y Reino Unido, respectivamente). Aun así, las autoridades sanitarias no solo no comunican esto, ni detienen las vacunaciones, sino que de hecho continúan incentivando más y más rondas de inyección con ARNm.

Fig.4 La proteína spike es la fracción molecular del coronavirus que permite su ingreso a las células del organismo infectado. El ingreso se produce con la unión de dicha proteína a los receptores ACE2 ubicados en la superficie de muchas células humanas. Se han producido muertes y complicaciones graves por trombosis (taponadura de una o varias arterias por coágulos) inducida por la vacuna ARNm en la circulación cerebrovascular. Hallazgos post mortem en miles de individuos vacunados -fallecidos muy poco tiempo después de inocularse ARNm- indicaron una miocarditis severa como la única causa patogénica discernible.


Por su alta sensibilidad y especificidad, el test de la troponina ha permitido diagnosticar cientos de miles de casos de miocarditis incipiente asintomática. Incluso si la alteración de la troponina es moderada, ello indica que la salud del músculo cardiaco tenderá a deteriorarse progresivamente, llegando a producir insuficiencia cardiaca severa. Esto es particularmente cierto con exposición adicional a más vacunas (nuevas inoculaciones de proteína spike). En especial, las personas malnutridas y con alteraciones metabólicas como diabetes tipo 2, hipertensión, obesidad, y que además presentan una discreta elevación de la troponina, elevan exponencialmente sus probabilidades de una reacción demoledora con cada refuerzo adicional.


Un indicador de coagulación aumentada


Cuando hay un estado de hipercoagulabilidad, se forman a diario muchos coágulos microscópicos, los cuales circulan por el organismo. Estos coágulos son disueltos por un proceso continuo de degradación enzimática, y otros mecanismos internos de "limpieza química". La degradación o lisis de los microcoágulos genera productos de descomposición en la sangre. Un siple y muy conocido análisis de sangre, el dímero D informa del grado en que los microcoágulos ya existentes se están degradando. Este test no informa de la propensión de la sangre a coagularse, es decir, no es una medida diracta de la hipercoagulabilidad, pero sirve para entender si se han formado dichos coágulos. La prueba del dímero D es altamente sensible y muy específica de este proceso, salvo cuando la persona padece ciertas enfermedades crónicas. Un dímero D elevado significa que hay más coágulos de sangre que están siendo degradados, porque se siguen formando demasiados coágulos nuevos.

Fig.5 La elevación continuada de la troponina en sangre, debe considerarse con seriedad y tratada con eficacia. Quienes hayan contraído gripe coronavirus o se hayan inoculado ARNm, deben realizarse el análisis de troponina, aun si se sienten sanos. Este sencillo análisis de laboratorio permite establecer un valor de referencia a quienes están realmente sanos, así como detectar inflamación y lesión miocárdica asintomática.


En quienes hayan padecido infeccion viral y/o se hayan inoculado con productos ARNm virales, una prueba de dímero D debe mover a tu médico a la accion efectiva. Los coágulos sanguíneos pueden ser desde microscópicos hasta masivos. Dicha coagulación también puede formar parte del cuadro de miocarditis. Ciertamente, tener tanto un nivel elevado de troponina como un nivel elevado de dímero D es preocupante y justifica un tratamiento inteligente para neutralizar su causa. Se sabe hace mucho que las infecciones virales en general provocan una coagulación sanguínea anormal. Tanto las gripes virales (sean o no por coronavirus) como la vacuna COVID de ARNm provocan un aumento de la coagulación sanguínea y trombosis. En pacientes gravemente enfermos[1] hospitalizados en terapia intensiva por infección respiratoria, se detecta niveles elevados de dímero D en 6 de cada 10 pacientes.

[1] Los niveles de plaquetas generalmente disminuyen en la sangre al mismo tiempo que aumentan los niveles de dímero D, ya que se consumen en la formación de los coágulos sanguíneos. Se ha descrito un síndrome posterior a la vacunación con COVID conocido como trombocitopenia inmune protrombótica inducida por la vacuna (VIPIT) con estos hallazgos de laboratorio.

Corrección molecular de la inflamación del miocardio


Mas allá del enorme valor preventivo y terapéutico de reponer los nutrientes inmunoesenciales de la especie humana (ácido ascórbico, colecalciferol, zinc, selenio, tiamina, ribloflavina, niacina, pantotenato, cobalamina, etc....), cuando se ha llegado a un estado avanzado de deterioro orgánico deben usarse dosis sustancialmente más grandes de estos micronutrientes, y emplear además la vía intravenosa en algunos casos. Las más importantes intervenciones en este sentido son:


a- Elevar el nivel plasmático de vitamina D a un rango entre 70 y 90 ng/dL. Para la inmensa mayoría de las personas, tener este nivel de 25(OH)D baja la tasa de infecciones virales en un 95%, y la mortalidad por esta causa en un 80% (es decir se llegan a enfermar solo 5 de cada 100 personas, y fallece solo una de esas cinco.) Lamentablemente, ciertas personas padecen una forma de resistencia a la vitamina D . Existe un parámetro hormonal que informa sobre la biodisponibilidad del calcitriol -la forma activa de la vitamina D dentro de las células-, consulta a tu médico de cómo basarse en los niveles de PTH para interpretar si estás tomando suficiente vitamina D3.


b- Tomar entre 25 y 75 miligramos diarios de cada una de las vitaminas del complejo B. Estas vitaminas rescatan la potencia enzimática de las mitocondrias de las células cardiacas.


c- Inyectarse entre 70 y 140 gramos de vitamina C endovenosa, por goteo lento (esto toma entre tres y cuatro horas). Agregar 4 cc (centímetros cúbicos) de DMSO -dimetil sulfóxido- al suero endovenoso, y un dosis apropiada de heparina sódica, a criterio del médico. Estas inyecciones de vitamina C, DMSO y heparina pueden hacerse a diario, luego día por medio, luego cada tres dias, etc., hasta la completa resolución de la troponina y el dímero D.


d- Administrarse hipertermia de cuerpo completo (sauna, por ejemplo) tanto como sea prudente tolerar, cada tres días.

Ernesto Prieto Gratacós

Laboratorio de Ingeniería Biológica


Aviso legal: El blog Science to the People!TM proporciona información científica sobre aspectos de salud, factores nutricionales y suplementos dietéticos, alimentos y bebidas para el público en general. La información se pone a disposición con el entendimiento de que el autor no está proporcionando servicios de asesoramiento médico, psicológico o nutricional de ninguna clase en este blog. La información no debe utilizarse en lugar de una consulta con un profesional de la salud o de la nutrición competente. La información sobre factores y suplementos dietéticos, alimentos y bebidas contenida en este sitio blog no cubre todos los posibles usos, acciones, precauciones, efectos secundarios e interacciones. No pretende ser un consejo nutricional o médico para problemas individuales. Se rechaza expresamente la responsabilidad por acciones u omisiones individuales basadas en el contenido de este sitio. No está permitido copiar, modificar, distribuir, mostrar, transmitir, ejecutar, publicar o vender el material protegido por derechos de autor de este sitio web sin referenciar debidamente al dueño del contenido. Usted puede establecer un hipervínculo a este sitio web, pero debe incluir la siguiente declaración: "Este enlace conduce a un sitio web proporcionado por Ernesto Prieto Gratacós. [Su nombre] no está afiliado ni respaldado por Ernesto Prieto Gratacós"



Referencias


-A phase 1/2/3, placebo-controlled, randomized, observer-blind, dose-finding study to evaluate the safety, tolerability, immunogenicity, and efficacy of SARS-CoV-2 RNA vaccine candidates against COVID-19 in healthy individuals. Pfizer (2021)

-Neurological complications following COVID-19 vaccination. Chatterjee A, Chakravarty A (2022) Current Neurology and Neuroscience Reports

-Myocarditis with COVID-19 mRNA vaccines. Bozkurt B, Kamat I, Hotez P (2021) Circulation

-Cardiac complications following mRNA COVID-19 vaccines: a systematic review of case reports and case series. Fazlollahi A, Zahmatyar M, Noori M et al. (2022) Reviews in Medical Virology

-COVID-19 mRNA vaccine-associated myocarditis. Kyaw H, Shajahan S, Gulati A et al. (2022) Cureus

-Carditis after COVID-19 vaccination with a messenger RNA vaccine and an inactivated virus vaccine: a case-control study. Lai F, Li X, Peng K et al. (2022) Annals of Internal Medicine

-Intravenous injection of coronavirus disease 2019 (COVID-19) mRNA vaccine can induce acute myopericarditis in mouse model. 5. Li C, Chen Y, Zhao Y et al. (2022) Clinical Infectious Diseases

-Could SARS-CoV-2 spike protein be responsible for long-COVID syndrome? Theoharides T (2022) Molecular Neurobiology

-Be aware of SARS-CoV-2 spike protein: there is more than meets the eye. Theoharides T, Conti P (2021) Journal of Biological Regulators and Homeostatic Agents

-A phase 1/2/3, placebo-controlled, randomized, observer-blind, dose-finding study to evaluate the safety, tolerability, immunogenicity, and efficacy of SARS-CoV-2 RNA vaccine candidates against COVID-19 in healthy individuals. Pfizer (2021)

-The pharmaceutical industry is dangerous to health. Further proof with COVID-19. Surgical Neurology International

-Neurological complications following COVID-19 vaccination. Chatterjee A, Chakravarty A (2022) Current Neurology and Neuroscience Reports

Sudden cardiac death. Kuriachan V, Sumner G. Mitchell L (2015) Current Problems in Cardiology

-Sudden cardiac death: epidemiology, pathogenesis and management. Kumar A, Avishay D, Jones C et al. (2021) Reviews in Cardiovascular Medicine

-COVID and cardiovascular disease: what we know in 2021. Chilazi M, Duffy E, Thakkar A, Michos E (2021) Current Atherosclerosis Reports

-Prevalence and impact of myocardial injury in patients hospitalized with COVID-19 infection. Lala A, Johnson K, Januzzi J et al. (2020) Journal of the American College of Cardiology

-Cardiac troponins: from myocardial infarction to chronic disease. Park K, Gaze D, Collinson P, Marber M (2017) Cardiovascular Research

-Fourth universal definition of myocardial infarction (2018). Thygesen K, Alpert J, Jaffe A et al. (2018) Journal of the American College of Cardiology

-Cardiac troponin for assessment of myocardial injury in COVID-19: JACC review topic of the week. Sandoval Y, Januzzi Jr J, Jaffe A (2020) Journal of the American College of Cardiology

-Subclinical and tiny myocardial injury within upper reference limit of cardiac troponin should not be ignored after noncardiac surgery. Cho S (2020) Korean Circulation Journal

-Universal definition of MI: above 99 percentile of upper reference limit (URL) for hs-cTn: yes, but which URL? Agirbasli M (2019) The American Journal of Emergency Medicine

-Neurological complications following COVID-19 vaccination. Chatterjee A, Chakravarty A (2022) Current Neurology and Neuroscience Reports

-Cerebrovascular complications of COVID-19 and COVID-19 vaccination. De Michele M, Kahan J, Berto I et al. (2022) Circulation Research

-Autopsy-based histopathological characterization of myocarditis after anti-SARS-CoV-2-vaccination. Schwab C, Domke L, Hartmann L et al. (2022) Clinical Research in Cardiology

-The spike protein of SARS-CoV-2 induces endothelial inflammation through integrin α5β1 and NF-κB signaling. Robles J, Zamora M, Adan-Castro E et al. (2022) The Journal of Biological Chemistry

-Emerging role of platelet-endothelium interactions in the pathogenesis of severe SARS-CoV-2 infection-associated myocardial injury. Rossouw T, Anderson R, Manga P, Feldman C (2022) Frontiers in Immunology

-COVID-19: nanomedicine uncovers blood-clot mystery. Saei A, Sharifi S, Mahmoudi M (2020) Journal of Proteome Research

-SARS-CoV-2 binds platelet ACE2 to enhance thrombosis in COVID-19. Zhang S, Liu Y, Wang X et al. (2020) Journal of Hematology & Oncology

Evidence of SARS-CoV-2 spike protein on retrieved thrombi from COVID-19 patients. De Michele M, d'Amati G, Leopizzi M et al. (2022) Journal of Hematology & Oncology

-SARS-CoV-2 spike protein S1 induces fibrin(ogen) resistant to fibrinolysis: implications for microclot formation in COVID-19. Grobbelaar L, Venter C, Vlok M et al. (2021) Bioscience Reports

-COVID-19 pandemic and troponin: indirect myocardial injury, myocardial inflammation or myocarditis? Imazio M, Klingel K, Kindermann I et al. (2020) Heart

-Clinical characteristics of 113 deceased patients with coronavirus disease 2019: retrospective study. Chen T, Wu D, Chen H et al. (2020) BMJ

-Association of cardiac injury with mortality in hospitalized patients with COVID-19 in Wuhan, China. Shi S, Qin M, Shen B et al. (2020) JAMA Cardiology

-Mildly elevated cardiac troponin below the 99th-percentile upper reference limit after noncardiac surgery. Park J, Hyeon C, Lee S et al. (2020) Korean Circulation Journal

-Preoperative cardiac troponin below the 99th-percentile upper reference limit and 30-day mortality after noncardiac surgery. Park J, Hyeon C, Lee S et al. (2020) Scientific Reports

-High-sensitivity cardiac troponin T in prediction and diagnosis of myocardial infarction and long-term mortality after noncardiac surgery. Nagele P, Brown F, Gage B et al. (2013) American Heart Journal

-Vitamin C treatment of COVID-19. Case reports. Saul A (2020) Orthomolecular.org

-Inflammation and circulating natriuretic peptide levels. Circulation. Fish-Trotter H, Ferguson J, Patel N et al. (2020) Heart Failure

-The science underlying COVID-19: implications for the cardiovascular system. Liu P, Blet A, Smyth D, Li H (2020) Circulation

-Diagnosis, evaluation, and treatment of myocarditis in children. Putschoegl A, Auerbach S (2020) Pediatric Clinics of North America

-The natriuretic peptide system in heart failure: diagnostic and therapeutic implications. Kuwahara K (2021) Pharmacology & Therapeutics

-An hypothesis: disproportion between cardiac troponin and B-type natriuretic peptide levels-a high risk and poor prognostic biomarker in patients with fulminant myocarditis? Yu S, Zhang C, Xiong W et al. (2021) Heart, Lung & Circulation

-Prognosis implication of N-terminal pro-B-type natriuretic peptide in adult patients with acute myocarditis. Zhao Y, Lyu N, Zhang W et al. (2022) Frontiers in Cardiovascular Medicine

-Heart block in patients with coronavirus disease 2019: a case series of 3 patients infected with SARS-CoV-2. Mahdawi T, Wang H, Haddadin F et al. (2020) HeartRhythm Case Reports

-Transient complete heart block in a patient with COVID-19. Chen J, Robinson B, Patel P et al. (2021) Cureus

-Dynamic changes of atrioventricular conduction during COVID-19 infection: does inflammation matter? Aryanti R, Hermanto D, Yuniadi Y (2022) International Journal of Arrhythmia

-Transient but recurrent complete heart block in a patient after COVID-19 vaccination-a case report. Etienne H, Charles P, Pierre T (2022) Annals of Medicine and Surgery

-Complete AV block in vaccinated COVID-19 patient. Lee K, Rahimi O, Gupta N, Ahsan C (2022) Case Reports in Cardiology 2022

-Intermittent complete heart block with ventricular standstill after Pfizer COVID-19 booster vaccination: a case report. Kimball E, Buchwalder K, Upchurch C, Kea B (2022) Journal of the American College of Emergency Physicians Open

-Multi-system inflammatory syndrome in children (MIS-C) following SARS-CoV-2 infection: review of clinical presentation, hypothetical pathogenesis, and proposed management. Nakra N, Blumberg D, Herrera-Guerra A, Lakshminrusimha S (2020) Children

-Multi-system inflammatory syndrome in children & adolescents (MIS-C): a systematic review of clinical features and presentation. Radia T, Williams N, Agrawal P et al. (2021) Paediatric Respiratory Reviews

-MIS-C and cardiac conduction abnormalities. Choi N, Fremed M, Starc T et al. (2020) Pediatrics

-Atrioventricular block in children with multisystem inflammatory syndrome. Dionne A, Mah D, Son M et al. (2020) Pediatrics

-First-degree AV block-an entirely benign finding or a potentially curable cause of cardiac disease? Holmqvist F, Daubert J (2013) Annals of Noninvasive Electrocardiology

-Long-term outcomes in individuals with prolonged PR interval or first-degree atrioventricular block. Cheng S, Keyes M, Larson M et al. (2009) JAMA

-Deep vein thrombosis (DVT) occurring shortly after the second dose of mRNA SARS-CoV-2 vaccine. Carli G, Nichele I, Ruggeri M et al. (2021) Internal and Emergency Medicine

-The coagulopathy, endotheliopathy, and vasculitis of COVID-19. Iba T, Connors J, Levy J (2020) Inflammation Research

-Blood clots in COVID-19 patients: simplifying the curious mystery. Biswas S, Thakur V, Kaur P et al. (2021) Medical Hypotheses

-COVID-19 vaccines and thrombosis-roadblock or dead-end street? Lundstrom K, Barh D, Uhal B et al (2021) Biomolecules

-Procoagulant activity during viral infections. Subramaniam S, Scharrer I (2018) Frontiers in Bioscience

-Coagulopathy of coronavirus disease 2019. Iba T, Levy J, Levi M et al. (2020) Critical Care Medicine

-Admission D-dimer levels, D-dimer trends, and outcomes in COVID-19. Naymagon L, Zubizarreta N, Feld J et al. (2020) Thrombosis Research

- D-dimer concentrations and COVID-19 severity: a systematic review and meta-analysis. Paliogiannis P, Mangoni A, Dettori P et al. (2020) Frontiers in Public Health

- D-dimer level in COVID-19 infection: a systematic review. Rostami M, Mansouritorghabeh H (2020) Expert Review of Hematology

- D-dimer levels on admission to predict in-hospital mortality in patients with COVID-19. Zhang L, Yan X, Fan Q et al. (2020) Journal of Thrombosis and Hemostasis

-Prolonged elevation of D-dimer levels in convalescent COVID-19 patients is independent of the acute phase response. Townsend L, Fogarty H, Dyer A et al. (2021) Journal of Thrombosis and Haemostasis

-The impact of COVID-19 disease on platelets and coagulation. Wool G, Miller J (2021) Pathobiology

-Laboratory testing for suspected COVID-19 vaccine-induced (immune) thrombotic thrombocytopenia. Favaloro E (2021) International Journal of Laboratory Hematology

-Recognizing vaccine-induced immune thrombotic thrombocytopenia. Iba T, Levy J, Warkentin T (2021) Critical Care Medicine

-Pathologic antibodies to platelet factor 4 after ChAdOx1 nCoV-19 vaccination. Scully M, Singh D, Lown R et al. (2021) The New England Journal of Medicine

-Successful treatment of vaccine-induced prothrombotic immune thrombocytopenia (VIPIT). Thaler J, Ay C, Gleixner K et al. (2021) Journal of Thrombosis and Haemostasis

-Causes of elevated D-dimer in patients admitted to a large urban emergency department. Lippi G, Bonfanti L, Saccenti C, Cervellin G (2014) European Journal of Internal Medicine

-Methylene blue-a therapeutic dye for all seasons? Wainwright M, Crossley K (2002) Journal of Chemotherapy

Use of methylene blue in sepsis: a systematic review. Kwok E, Howes D (2006) Journal of Intensive Care Medicine

23.999 visualizaciones10 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

10件のコメント


不明なメンバー
2023年3月06日

Creo que hay un error en tu escrito. Cuando hablas de aumentar el nivel de vitamina D a un rango de 70-95 ng/dl, dices que evita las infecciones en un 95 %. y las muertes en un 80 %. sin embargo después dices que de 5 personas infectadas morirá una. Estas aplicando la tasa de muerte no a los muertos sino a los enfermos. Es decir si se enferman 5 no mueren los cinco en situación normal, sin vitamina D. A la tasa de muerte de esos cinco enfermos habrá que aplicarle el 80 % de reducción, con lo que resultará un número muy inferior a uno. ,

いいね!

不明なメンバー
2023年2月24日

Buenos días, A raíz de su publicación he repetido analíticas: contraje el Sars COVID hace un año, lo pasé sin mayor problema. NO estoy vacunada. Después de estar enferma el Dímero-D me ha dado elevado en varias analíticas, en noviembre había bajado a menos de la mitad del rango máximo. Hice análisis la pasada semana, pedí la Troponina después de leer su artículo, La Troponina perfecto, en la mitad menor de rango de laboratorio! pero el Dímero D otra vez por las nubes!!! triplica el valor máximo! no entiendo nada. Alguna otra medida además de complejo B, D3, hipertermia? vitamina C intravenosa no es viable para mí en este momento, puedo tomarla oral? se podría añadir aspirina Low dose? q…

いいね!

不明なメンバー
2023年2月21日

Hola dr. Ernesto. Yo me identifico con lo que describe: he tenido síntomas cardiacos después de recibir la vacuna contra el bicho; sin embargo, en mi caso recibí la Jhonson&Jhonson (Janssen), cree usted que también haya una correlación entre ese tipo de vacuna y problemas cardiovasculares?


Muchas gracias por el valor que difunde, doctor.

いいね!

不明なメンバー
2023年2月21日

Contundente racionalidad asimilada y unificada: las referencias bibliogràficas me saludan!!! Si fuera mèdico experimentarìa que me has obsequiado ademàs de conocimiento, el agradable gesto de la amistad en la y por la verdad de vida. En el Señor, salud!. Ricardo desde Argentina.

いいね!

不明なメンバー
2023年2月21日

contundente compromiso de honestidad con la verdad y la propiedad de Dios: la persona humana dignificada por quienes desde la conciencia de ser hijos de Dios, la defienden como gladiadores de la "primera lìnea" ante quien raye: salud y gracias de Dios por proveerme incansablemente de tan valioso material que he de vehiculizarlo como saeta a su blanco Un abrazo argentino. RicardoDFerrero

いいね!
bottom of page