EL MUNDO AL REVÉS (literalmente).

Actualizado: ago 20

Al romper la cascara de una nuez para extraer la semilla nutritiva, algunas veces la hayamos seca y encogida en su interior. Nuestro cerebro también sufre en ocasiones un daño semejante, llegando a perder con los años hasta un 40% de nuestra masa encefálica inicial. Por favor, estudia un post anterior relacionado con la neuronutrición -una práctica alimentaria cuyo propósito es proteger el cerebro y propiciar la neurogénesis adulta- y practica regularmente el siguiente ejercicio:


Sirshasana: Considerada como la Reina de las asanas (posturas yóguicas), esta maravillosa técnica trae numerosos beneficios cuando es practicada asiduamente. Tal y como su nombre lo sugiere, consiste en pararse de cabeza (sirsha significa “cabeza” en Hindi), distribuyendo inicialmente el peso del cuerpo equitativamente sobre los antebrazos y un punto ubicado unos dos centímetros por sobre la línea de inserción del cabello. Una vez que ya se domina la postura y se ha fortalecido las vértebras, músculos, articulaciones y vasos del cuello, se pueden practicar esta postura y sus variaciones entre 5 y 15 minutos sin mayores dificultades. Vigoriza el cerebro, aliviando así el insomnio y la falta de memoria e incrementado la vitalidad. Mejora alergias, sinusitis, resfríos, palpitaciones y escalofríos. Esta asana es un tónico para las personas que se fatigan fácilmente con el trabajo intelectual. Incrementa el riego sanguíneo de la retina y las glándulas hipófisis, pineal y tiroides. La práctica de sirshasana produce un marcado aumento del nivel de hemoglobina en sangre y, algo bastante interesante, embellece a la persona (probablemente por efecto de una armonización interna que se refleja en la circulación sanguínea y la expresión del rostro).

Fig.1 Progresión de la parada de cabeza.



No es imprescindible ser capaz de realizar acrobacias, el solo hecho de adoptar correctamente la postura basta y sobra. Si no tienes suficiente equilibrio te puedes apoyar contra una pared, o incluso, apoyar cada hombro en una silla dejando la cabeza colgar (no apoyada en el suelo) para no imprimir tanta presión sobre las cervicales al principio. Se ha dicho que “La práctica regular y precisa de sirshasana desarrolla el cuerpo, disciplina la mente y ensancha los horizontes del espíritu. Con ello se llega al equilibrio y a la confianza en sí mismo sea en el dolor o en el placer, la pérdida o la ganancia, la vergüenza o la fama, la derrota o la victoria.”

Hatha Yoga Pradipika.


Para armar la posición (de la cual encontrarás tutoriales de todas clases en YouTube) procede del modo siguiente: Entrelaza tus dedos y posiciona tu cuerpo hacia adelante colocando los antebrazos en el piso. Separa los codos un poco más que el ancho de los hombros, formando un triángulo equilátero. Apoya la coronilla o punto más alto de tu cabeza en el espacio entre sus palmas. Crea un apoyo relajado y firme. Ya establecida la posición de base, "camina" con tus pies dando pasitos pequeños hacia su propia cabeza.

Levanta los glúteos del suelo y estira las rodillas y piernas. Doblando ligeramente las rodillas, acerca los muslos en el abdomen y el pecho. Cambia lentamente el peso de su cuerpo de los dedos de los pies a la cabeza y los brazos. Para despegar hacia arriba, equilibra el cuerpo. Levanta con cuidado un pie del suelo, manteniendo el equilibrio y luego el otro pie. Lentamente, comienza a proyectar y acerca los talones a las nalgas. Levanta lentamente las piernas una a una o juntas, en posición vertical. El cuerpo debe estar recto. Mantén la postura durante el tiempo que te sientas cómodo, respirando normalmente.


"Pararse de cabeza" regula las alteraciones de la menstruación y mantiene saludables los órganos reproductores. Con la práctica regular y la técnica adecuada, es rápidamente evidente que la postura aumenta la circulación de sangre en el cerebro y los órganos del torso, reduciendo el estrés y la ansiedad. Mejora el equilibrio y fortalece la musculatura troncal, beneficiando a los órganos reproductores, permitiendo mejor enfoque de la atención. Incrementa la memoria y mejora la concentración. Mueve la sangre estancada de la parte inferior del cuerpo, como el abdomen, las piernas y los órganos reproductores.


Ernesto Prieto Gratacós

Laboratorio de Ingeniería Biológica

Licencia Creative Commons Atribución -NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional


1,791 vistas5 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

ATEROMA